«Macri se tiró a una pileta sin agua, confiando en empresas y bancos»

El ex ministro de Economía y actual diputado nacional, Axel Kicillof, publicó una nota de opinión en Página 12 en la que criticó que el Gobierno presente el acuerdo con los buitres como la única posibilidad y consideró que «es una extorsión y a gran escala».

«Algunas de las peores leyes y decisiones que se tomaron en nuestra historia reciente estuvieron acompañadas por una campaña de chantaje de este mismo tenor. Siempre el mismo argumento: si la medida no se toma, viene el desastre. Si, en cambio, la medida se toma, prometen el paraíso», sostuvo el economista.

Además, el diputado por el Frente Para la Victoria aseguró que «Cristina Kirchner entregó, por primera vez en democracia, un país sin crisis, con bajo desempleo y, aun para las consultoras privadas, en crecimiento». Asimismo, criticó a Alfonso Prat Gay por no mencionar el «libre flujo de capitales y libre comercio» que acompañaron al fin del cepo cambiario.

«Macri se tiró a una pileta sin agua, confiando en las promesas que le hicieron las empresas y bancos, de aportar entre 15 mil y 25 mil millones de dólares en un mes. La verdad es que todos estos sectores, uno por uno, le fueron dando la espalda», añadió Kicillof, quien explicó que este «temprano fracaso del plan de Macri lo empujó a las fauces de los buitres».

«Hace unos días Marcos Peña dijo que no había Plan B. Pero, como veremos, el problema es más grave: tampoco hay plan A», sostuvo el diputado. «A un mes de devaluar, el plan de Macri ya había fracasado. Y entonces comenzaron los problemas», agregó.

Asismismo, el académico manifestó que «a Macri no le dieron los dólares y además le hicieron una corrida cambiaria, bien tapada y disimulada por la prensa ‘independiente’ oficialista». Según Kicillof, el costo de este «temprano fiasco financiero» fue muy alto por sus “efectos secundarios”, entre los que destacó la inflación, la baja de reservas, la caída del salario real, los más de 100.000 despidos y la represión.

«Macri sigue buscando los 15.000 o 25.000 millones de dólares que necesitaba en enero para su devaluación. El tema es que estamos en marzo y en la búsqueda de ese flujo se le va el gobierno», aseguró el ex ministro de Economía, a la vez que agregó: «Los recursos los van a traer los bancos extranjeros y los bancos le impusieron una condición: rendirse incondicionalmente ante los fondos buitre».

Sin embargo, destacó que esta será «la primera de las condiciones» ya que «después aparecerá, seguramente, la sugerencia de aplicar un programa de ajuste del FMI». «Claramente, no es cierto que la disyuntiva de Argentina sea deuda o ajuste. Como ocurrió tantas veces en el país, para tomar deuda externa probablemente sea necesario aplicar un ajuste supervisado por el FMI: el único plan que tiene Macri por delante es el de deuda y ajuste», finalizó.

http://www.politicargentina.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.