Comenzó un invierno seco y frío

El Informe Estacional de Perspectivas Agroclimáticas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, correspondiente a junio elaborado por el especialista en agroclimatología, Eduardo Sierra, anticipa que durante el invierno que comenzó este martes, el Pacífico Ecuatorial volverá a enfriarse, aunque sin llegar al nivel de La Niña, a lo que se sumará la acción negativa de los vientos polares, y el debilitamiento del anticiclón del Brasil, dando un ambiente seco y con frecuentes irrupciones de aire polar, que causarán heladas intensas hasta el trópico.

En cuanto al ciclo agrícola, el informe resaltó que la temporada 2022/2023 está comenzando con condiciones relativamente desfavorables, que se acentuarán a lo largo del invierno, pero mejorarán al llegar la primavera y a lo largo del verano, por lo que es probable que sean menos favorables para la Cosecha Fina, pero resulten mejores para la Cosecha Gruesa.

Sierra pronosticó que “el cambio positivo en la tendencia del clima aleja el riesgo de un 3er episodio consecutivo y catastrófico de La Niña pero el camino hacia la normalidad será lento y accidentado”.
El caudal de los grandes ríos irá recuperando gradualmente a lo largo del otoño y el invierno
próximos, siendo probable que el estiaje de Septiembre próximo sea bastante marcado, y que su
nivel tarde en recuperarse totalmente.

INVIERNO

La estación que se inició este martes a las 6:15 mostrará marcados contrastes regionales en lo que hace a las precipitaciones. Las áreas donde el anticiclón del Brasil conservará capacidad de hacer llegar humedad, como la Región Oriental del Paraguay, el sur del Brasil, el este de la Región del Chaco Argentino, la Mesopotamia, el sudeste de la Región Pampeana y el Uruguay, observarán precipitaciones moderadas a abundantes, que mantendrán las reservas de humedad de los suelos en un nivel adecuado.

Fin de junio

• La Cordillera comenzó a registrar nevadas tempranas superiores a lo normal, que
impulsaron masas de aire polar hacia el interior del área agrícola, provocando heladas más
tempranas que en la temporada anterior.

• Contrariamente, una amplia extensión en el interior de La Argentina, abarcando La
Pampa, el oeste y el norte de Buenos Aires, gran parte de Córdoba y gran parte de Santa
Fe, donde el anticiclón del Brasil no logrará hacer llegar vientos húmedos, observará
precipitaciones bajo lo normal, que provocarán una marcada sequía.

Julio

• Contrariamente, una amplia extensión en el interior de La Argentina, abarcando La
Pampa, el oeste y el norte de Buenos Aires, gran parte de Córdoba y gran parte de Santa
Fe, donde el anticiclón del Brasil no logrará hacer llegar vientos húmedos, observará
precipitaciones bajo lo normal, que provocarán una marcada sequía.

Agosto

• Las áreas que reciben humedad desde la Cuenca Amazónica, como Bolivia, el NOA,
Cuyo, el Chaco Paraguayo, el oeste de la Región del Chaco Argentino y el oeste de la
Región Pampeana continuarán en su estación seca otoño-invernal, y aunque observarán
precipitaciones algo superiores a lo normal, su volumen será insuficiente para compensar la
evapotranspiración, desarrollándose una gran extensión seca, que resulta normal en la
estación invernal.

Fuente: https://www.noticiasagropecuarias.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.