Coronavirus y aislamiento: cómo responder a la demanda extrema de los chicos

Mates y Noticias 19 marzo, 2020 0
Coronavirus y aislamiento: cómo responder a la demanda extrema de los chicos

La suspensión de clases y las medidas de aislamiento para prevenir la expansión del coronavirus ?ponen a prueba a niños y adultos. El encierro y las 24 horas de compañía mutua pueden generar una dependencia por parte de los chicos difícil de sobrellevar durante estos días, e imposible de satisfacer cuando todos retomen sus rutinas.

Con la incorporación de ciertas estrategias, esta etapa puede atravesarse de modo que madres, padres e hijos saquen de esta experiencia varios efectos positivos.

“El apego es una parte fundamental de la formación del vínculo entre padres e hijos, es importante para la independencia y la seguridad del niño que luego será adulto”, destacó a Clarín Carolina Bermúdez, psicoterapeuta infanto juvenil de INECO. En ese sentido, añadió que “el tiempo en que se permanezca en cuarentena podrá contribuir a que éste se fortalezca”.

Algunas estrategias

Bermúdez brindó una serie de pautas para que ese apego, tan intenso durante estos días, no sea perjudicial para los chicos:

  • Compartir tareas que contengan pasos que ellos puedan hacer por sí mismos. Por ejemplo, una receta de cocina, manualidades sencillas, juego libre.
  • Ofrecerles actividades que puedan hacer sin que requieran del sostén absoluto del adulto, como dibujar, utilizar pinturas, ver una película, jugar con sus juguetes, escuchar canciones que les indiquen actividades físicas para hacer.
  • Tener en cuenta sus opiniones y propuestas de actividades, valorarlas y llevarlas a cabo (en la medida de que esto sea posible).
  • Explicarles a los niños acerca de la situación de cuarentena, haciendo hincapié en que es una situación especial y que juntos tendrán que ser creativos para poder divertirse y sentirse cómodos durante este tiempo.
  • Comprender que hacemos lo mejor que podemos como padres y madres y que este tiempo de características excepcionales requiere de una adaptación paulatina de toda la familia, sin ponernos presiones extras.

Cómo sobrevivir a la alta demanda

El aislamiento no es ni será sencillo para nadie. Los niños tienen sus motivos y los adultos, los suyos. Quienes tienen la posibilidad de hacer trabajo remoto se ven inmersos en un nuevo panorama, donde la casa se convirtió en una oficina improvisada rodeada de las exigencias diarias de la maternidad y la paternidad.

¿Es posible no sentirse ahogado en este contexto? Según Bermúdez, una buena opción es “incluir en el día actividades destinadas al disfrute familiar, no sólo orientadas a los niños”.

Por otra parte, la especialista recomendó habilitar espacios para uno mismo, sin la intervención de los chicos: “Cuando los niños estén realizando una actividad en solitario, permitirse sentarse a tener un momento de bienestar y atención plena a los propios sentimientos y estado corporal”.

Por último, la especialista instó a ser menos exigentes con nosotros mismos, dado que se trata de una situación extraordinaria. Así, recomendó “practicar la autocompasión, entendiendo que éste es un momento especial y que podemos permitirnos flexibilidad en las rutinas diarias que veníamos sosteniendo sin sentir por ello que estamos haciendo algo mal como padres y madres”.

Fuente: Clarín

Deja un Comentario »